24 junio 2009

La SMOr durante la era Mesozóica (251 a 65 millones de años)

Durante el Jurasico superior existían dos supercontinentes: Laurasia y Gondwana, separados por el Mar de Tetis que unía al océano índico con el óceano Atlántico.


 
En aquel tiempo una importante masa de agua se extendía desde las aguas del Polo Norte hasta la península de Yucatán y México, abarcando a su vez la región que ahora abarca la sierra; esto lo demuestra la existencia de fósiles marinos en la zona.


La progresiva separación de los continentes (o de las placas tectónicas por la deriva continental) provocó que el océano Atlántico siguiera ampliándose, este movimiento fue acompañado además por la formación de amplias plataformas y arrecifes que se acumulaban y engrosaban al paso lento del tiempo.



Aunado a lo anterior la velocidad de movimiento con la que incidían las placas oceánicas y continental, en el Pacífico, se incrementó de 6 a 7 cm/año. A la vez, la placa oceánica de Farallón sufrió un cambio en su inclinación a menos de 10° y, como consecuencia, la actividad magmática migró hacia el oriente.

El proceso de lento acumulamiento de capas de material sedimentario que había venido dándose desde el Paleozoico, sufrió hundimientos y levantamientos a consecuencia de estos movimientos tectónicos. En el centro y sur de Mexico, la edad de inicio de la deformación se ligó al cambio abrupto entre la sedimentación carbonatada y siliciclastica (Fms. El Doctor y Soyatal o Morelos y Mezcala) que ocurrio alrededor del Turoniano (En la escala del tiempo geológico, el Turoniano es la segunda época del Cretácico superior, segunda mitad del período Cretácico. Esta etapa se extiende de 93,5 hasta 89,3 millones de años atrás, aproximadamente).