08 enero 2010

Ondas de aire frío y control de las plagas de los bosques


Como nos han estado bombardeando los noticieros locales estos últimos días, una onda gélida proveniente del polo norte traerá consigo un descenso considerable en las temperaturas en algunos estados del norte de México, temperaturas inusualmente frías que podrían provocar la caída de agua nieve, o nevadas en las partes altas de los estados mencionados, ¿y que pasa con esta situación?...la reacción inmediata de la mayoría de las personas es de desagrado, preocupación y molestia, pero estaría bien ponerle un poco mas de entusiasmo a estas situaciónes meteorológicas invernales y no solo caer en el insensato egoísmo de sentir que las masas de aire gélido no hacen más que afectar nuestro desempeño en las actividades diarias, que si bien son necesarias, son infinitamente más necesarios los bosques sanos.

Bosque enfermo con descorteador del pino.


Pero a pesar de ello, estos descensos en la temperatura son factores decicivos de cambio en los ecosistemas que nos sustentan, no olvidemos que sustentan hasta nuestros caprichos mas insignificantes, pues es hora de que sepamos que sin la presencia de estos aires gélidos, muchas de las plagas forestales que afectan los bosques de nuestras montañas se fortalecen año con año sin posibilidades de mermar sus poblaciones, lo cual trae consigo la pérdida considerable de muchas hectáreas de bosque y por consiguiente pérdidas económicas, pérdidas ecologicas y por su puesto el auamento de la temperatura planetaria.

En México existe un género de escarabajo que esta representado por 12 especies que afectan los bosques de todo el país, el descortezador Dendroctonus sp. La mayoría de las doce especies, periodicamente matan extensas áreas forestales, y se cree es una especie relicta de otra especie que parasitó los árboles del género Araucaria, que hace miles de años cubrieron gran parte del mundo.


Ciclo de vida del descortezador del pino.
Cuatro de las doce especies de Dendroctonus son endémicas de nuestro país, por lo que se considera al territorio nacional, una importante zona de especiación para este escarabajo. Su ciclo de vida comienza en abril y mayo, cuando las temperaturas oscilan entre los 25 y 27 grados centígrados, las hembras vuelan y se posicionan en árboles vigorosos o enfermos, y cavan galerías bajo su corteza hasta el floema en una camara nupcial, derramando feromonas en la espera de un macho; son monógamas y seguiran teniendo crías con el mismo macho toda su vida. A la llegada del macho, surge el apareamiento y la hembra ovopositará los huevos en galerías separadas llamadas nichos. Al eclosionar, las larvas crecen dentro del mismo árbol y pasan por varios instares hasta convertirse en pupas, y mientras se desarrollan, sus padres cavarán un tunel hasta el exterior por dónde saldrán los nuevos adultos a seguir infestando más pinos sanos.

Dendroctonus sp.
Cada pino colonizado, es debilitado hasta su muerte, y una vez que ha sido infestado, es casi imposible sanarlo. Existen muchos métodos para controlar al Dendroctonus sp. pero todos ellos implican la remoción de los árboles infestados, y por ende la pérdida de hectáreas de bosque y la economía local.

Fases de la infestación con descortezador del pino.

Actualmente el calentamiento del planeta esta trayendo consigo la fortaleza de las poblaciones de descortezador, pues las altas temperaturas provocan que su ciclo de reproducción sea mas temprano y dure mas tiempo a lo largo del año, consecuentemente, si sus poblaciones se disparan, pasará a ser plaga y terminará por matar muchos arboles sanos.





Túneles de descortezador en un pino de la comunidad de El Madroño, Landa de Matamoros, Querétaro, fotografía del Biol. Carmona.


Las masas de aire polar o "nortes", las heladas y las nevadas funcionan como control de plagas natural, pues el frio aminora sus poblaciones, matando a los individuos debiles, o desprotegidos, lo cual reestructura nuevamente las poblaciones de descortezadores que sin duda harán su aparición al momento de volver el clima cálido, pero lo harán con menor agresividad, dándo oportunidad también a que los depredadores como las aves los consuman y eviten la pérdida de más hectáreas forestales.

Asi que en lugar de ver el frio como un enemigo, veamos los beneficios que nos aporta.


Panorama de un control de la plaga en la comunidad de el Madroño, Landa de Matamoros, Querétaro, fotografía del Biol. Carmona.