10 enero 2010

Nuevos propósitos para este 2010

Siempre que vemos el término de un año, nos detenemos a reflexionar qué nuevos proyectos pondremos en práctica para lograr éxito, salud, superación emocional, logros académicos o laborales, etc. pero muy pocas veces o más bien nunca reflexionamos acerca de qué comportamientos cambiaremos o qué acciones realizaremos de ahora en adelante para hacer de nuestro entorno, nuestra cultura y nuestra sociedad un lugar mas sano y mas placentero para crecer y vivir.



Solemos priorizar nuestros logros a través del materialismo y la competencia que nos ha inculcado esta sociedad capitalista desde el vientre de nuestras madres, hemos creado deidades de un fulgor artificial tan cómodo y placentero que cada vez nos alejamos más y más de la esencia por la cual estamos vivos, pues quién no quiere cambiar de carro cada año o de celular cada 2 meses? o comprarse una casa en la zona residencial mas exclusiva? o que me dicen del típico: este año me voy a Cancun de vacaciones con mi familia, para que el vecino o el amigo se muera de la envidia. Vemos que el artífice de la mercadotecnia con la que se surce el día a día en las ciudades en las que habitamos, se nos abalanza agresiva a través de la publicidad que vomita nuestra televisión, la ventana al mundo que se prostituyó hasta terminar en lo que hoy en día es; entonces ciertos comportamientos nuestros, tan propios como el de alimentarse o vestir, van mutando hasta volverse de lo sencillo y básico, hasta lo ostentoso y hasta ridículo, mientras que las metas académicas o laborales, cuyos fines en algún momento fueron el de hacer y servir a nuestra sociedad, dieron un vuelco hasta terminar en el pensamiento de que la sociedad esta ahí para servirnos de ella con cuchara grande, pésele o cuéstele a quien sea, despues de todo nos sentimos y vemos nuestras vidas como una competencia interminable para ver que cuchara saca mas provecho de la sociedad.

Entonces pues, los propósitos que debieran llevarnos al cultivo de nuestras virtudes humanas y sobre todo en ver qué puedo hacer yo desde mi hogar, desde mis acciones diarias para cambiarle el panorama al que desafortunadamente no tuvo las mismas expectativas que yo, se derrochan en un sin fin de pretenciones huecas y egoístas que no ven mas alla de alimentar al petulante yo yo y siempre yo.



Sé que es un mundo dificil para todos, que a menudo la misma marcha de esta sociedad no permite acciones colectivas, pues te arrastra, te involucra y te destruye si no marchas a su compás, pero estoy convencida de que mientras nosotros mismos no abramos los ojos y veamos que mas alla de esta carrera interminable de competencias laborales y materialismos absurdos, existe un mundo real, un mundo en crisis que no precisa de competencias, riquezas obcenas, injusticias, sino que necesita de nuestra comprensión, nuestro esfuerzo, nuestro conocimiento y nuestra buena fe, estaremos condenados a formar parte de esta gran ola que se tragará la consciencia y la razón de muchas culturas, muchos saberes, muchos logros y muchos proyectos, todos ellos por el bien de todos y no por el bien de unos cuantos.

No necesitamos que los propósitos de este nuevo año tengan que convertirnos en voluntarios para ir a salvar ballenas, niños del hambre o ayudar refugiados medio ambientales, no, simplemente haciendo las siguientes tareas más que simples, enriquecedoras y fácilmente transmisibles a nuestra familia, amigos, alumnos etc.:


1.- Seamos consumidores consientes. Solo piensa antes de compra lo que sea, reflexiona si realmente lo necesitas, si sus empaques generan basura que sea degradable, su origen comprometió gran cantidad de recursos y energía? No tenemos que botar nuestro guardaropa en buen estado solo porque este año la moda no lo indica asi, seamos únicos y originales sin importar lo que el mundo diga. Si nuestras actividades diarias no nos permiten hacer mucho ejercicio, realmente necesitamos consumir tanta comida chatarra? ten en cuenta todos los prejuicios a la salud que acarrea este tipo de consumo inncesario de pseudo alimentos, además de todos los empaques y basura que generas. Si tienes oportunidad elige siempre los productos locales, asi se enriquece un sector precario y dejas de fomentar a las transnacionales.




2.- Ahorremos agua y energía a toda costa. Veíamos inalcanzable el día en que comenzaríamos a sufrir la falta de agua, pero basta ver que pasó el año pasado en el Distrito Federal. No necesitamos llegar hasta ese punto. Sabemos como ahorrar agua, pues hagámoslo, con la energía pasa igual, desconecta los vampiros energéticos como la computadora mientras no la usas, los cargadores de baterías, celulares etc. mientras duermes los aparatos electrónicos conectados a tu alrededor despiden un aura energética que perturba el sueño y trae consigo problemas de salud.





3.- Productos naturales V. S. productos artificiales. Pizza o huevos con salsa para cenar? Tratemos de que los alimentos que consumamos sean lo menos empaquetados y procesados posibles. Entre mas empaques y procesos para elaborarlos mas conservadores y entre mas conservadores más cáncer.



4.- Seamos insaciables consumidores de información y aprendizaje. Busquemos algún tema del cual queramos saber más acrca de él, leamos mas libros, revistas científicas, o incluso el internet, exploremos nuestras capacidades y habilidades, y cómo podemos transmitirlas a los demás para cultivar una buena semilla en ellos.




5.-Apaguemos la Televisión. La mayoría de la gente no tiene acceso a sistemas de televisión de paga la cual ofrece canales que valen la pena, pero por el contrario la programación local no enseña nada, no ofrece entretenimiento de calidad y si nos bombardea de ideas y consumo de productos inncesesarios. Apágala.



6.- Turismo de naturaleza. Si tenemos la oportunidad de salir a vacacionar a algun sitio, procuremos que nuestra estancia sea lo mas verde posible eligiendo destinos con certificación ecoturistica y dejando la menor huella posible, no generemos basura, no contaminemos con ruido excesivo de música o motores, dejemos el sitio mejor de como lo encontramos. Demostremos una cultura de respeto y consiencia.

Estos son algunos de los propósitos que seguramente no tomamos jamás en cuenta, pero que si lo hicieramos tendrían muchisimo y mas valioso impacto en nuestro entorno y en nuestra sociedad que la simple cara de envidia del vecino al verte salir en tu carro nuevo y que casi en el 100% de las veces aún debes jeje.

El cambio global empieza en ti.