12 junio 2010

Capas de petroleo cubriendo nuestras mentes


Mi único desahogo es este espacio que a diario veo mutar y predecirme que en un futuro no muy lejano habré de abandonar para habitar espacios mas celestes y mas abiertos.

A quienes se tomen la molestia de leer este Blog,  quiero confesarles que actualmente me encuentro sumamente consternada, deprimida, impotente y furiosa debido a la incontenible fuga de petroleo que mana de la plataforma averiada del Britihs Petroleum en el Golfo de México...Es bastante desgastante tener que aceptar que los países desarrollados siempre quieran ir a pasos agigantados delante de países subdesarrollados como los de América Latina por citar un ejemplo local de los miles que hay en el mundo, lo peor de todo es que a medida que el mundo y sus habitantes se globalizan, cada vez anhelamos más fervientemente llevar estilos de vida como los hay en los países desarrollados que además de conquistarnos con violencia e imponernos sus ideas hace bastantes años, han explotado nuestros recursos, nuestra fe y hasta nuestros sueños e ideales siempre a su conveniencia, llegando hasta el punto que en la actualidad muchos lo disfrutan, lo deseean, lo alaban y lo buscan a toda costa más que conocer sus propias raíces y enorgullecerse de ello...en verdad !!!YA BASTA¡¡¡¡ repudio los actos de ignorancia y conformidad hacia estas situaciones tan adversas; no le puedo pedir al mundo cambiar porque es imposible, entonces me pediré a mi misma tener el valor, la fuerza, la capacidad, la paciencia y la sensibilidad para tocar aquellas fibras sensibles que todos guardan y que aún duermen bajo capas y capas de insensibilidad alentadas a volverse impenetrables por lo que llamo la falsa ilusión de progreso a la que nos hemos acostumbrado sin reflexionar si es realmente lo que nos traerá esa felicidad y esa paz que los pueblos han buscado desde los albores de nuestra existencia.

Con temor a perder la simpatía del quienes que me rodean, o de considerar que quizá me vuelva más paria de lo que ya soy, me atreveré a negarme a seguir contribuyendo a este vertiginoso deterioro de la verdadera fuerza y la verdadera vida de nuestra esencia, me horroriza la idea de que un día mis descendientes recuerden a su antecesora sentada burdamente frente a un televisor viendo como el mundo entero celebraba con música y goles mientras una pústula abierta sangraba y manchaba todo con su pestilencia oleosa.

Hoy he vuelto a la tierra húmeda y mi semilla ya fue sembrada de muchas maneras, hoy soy otra y jamás he de volver a llevar mi existencia como un fardo que no se llena nunca, una pila de desechos o una huella imborrable del espacio en el que habito; con las semillas de todos los demás cuerdos o "locos" que también hayan decidido volverse hacia la tierra  habremos de renacer en forma de árboles y formar un bosque que cobije nuevas semillas de esperanza. 

Me voy a dormir. Hasta mañana.