09 diciembre 2010

Importancia de las Geoformas del noreste mexicano

La república mexicana se considera como un país montañoso. Se estima que un 86% de la superficie nacional lo integran diversos sistemas orográficos (Bassols, 1989), algunos de los cuales tienen suma importancia desde el punto de vista ecológico. En el noreste de México existe un complejo montañoso definido por Bassols (1986) como "región geográfica" de la Sierra Madre Oriental, que ocupa parcialmente los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, principalmente.

La Sierra Madre Oriental, por su relieve y altitud es la unidad orogénica característica del paisaje del noreste. Juega un importante papel ecológico porque regula los procesos meteorológicos, la dinámica hidrológica y los ciclos biogeoquímicos. Es un área de alta diversidad biológica y de transición biogeográfica. Las comunidades de vegetación que la caracterizan son los bosques templados mixtos, de alto valor ecológico y social por ser fuente de recursos forestales.

Las áreas montañosas pueden ser estimadas como sitios de control de los procesos ecológicos, lo que acontece en las partes altas de las mismas como cabeceras de las cuencas, se refleja en lo que pasa en las tierras bajas. Así mismo el cambio de la cobertura boscosa, por deforestación intencionada, incendios, enfermedades y plagas, entre otros, tiene efectos negativos en los regímenes de infiltración y escorrentía de la precipitación pluvial, acelera la erosión del suelo, favorece las inundaciones y sequías en los terrenos bajos y los procesos de eutrificación y sedimentación en los cuerpos de agua son acelerados.
Mapa de las geoformas del noreste (Tomado de Alanis, 2000).