23 enero 2011

Regionalización Fisiográfica de la Sierra Madre Oriental



Durango

Con dos subprovincias, Sierra de la Paila en el extremo noreste y Sierras Transversales al oriente del estado; al sur de éstas últimas, en el lado oriental de la entidad.

Coahuila

Representada en la entidad por las Subprovincias de las Sierras Transversales, de la Gran Sierra Plegada, de los Pliegues Saltillo-Parras, de la Sierra de la Paila, de las Sierras y Llanuras Coahuilenses y la de la Serranía del Burro.


Subprovincia de las Sierras Transversales


Vista desde "El Picachito" en el ANP Sierra de Jimulco, Coahuila (Fotografía del Biol. Josué Raymundo Estrada)
Esta Subprovincia es de sierras que corren paralelas a los cuerpos centrales de la Sierra Madre Oriental, separadas unas de otras por llanuras más o menos amplias. Es la parte norte de la Subprovincia la que queda en Coahuila.
Suelos:
Dominan los Litosoles, Regosoles, Xerosoles háplicos, Fluvisoles calcáricos. También se encuentran Rendzinas., Xerosoles clásicos, Solonchak órticos, Vertisoles crómicos, Castañozem cálcicos y Fluvisoles calcáricos y eútricos.


Subprovincia la Gran Sierra Plegada


Sierra del anticlinorio de Arteaga (Foto del Biol. Rene Valdés)


La región flexionada al este de Saltillo y sur de Monterrey se conoce como Anticlinorio de Arteaga, un anticlinorio es la sucesión estructural de pliegues, que juntos integran un anticlinal general. La parte oeste del Anticlinorio de Arteaga es lo que de esta Subprovincia corresponde a Coahuila, y está constituida por los sistemas de topoformas designados sierra pliegue flexionada, bajada, bajada con sierras y valle intermontano. Esta porción cubre 2,178.18 km2 de la superficie total estatal, y abarca partes importantes del municipio de Arteaga (95%) y una fracción muy reducida del de Saltillo.
Suelos:
En la Subprovincia dominan los Litosoles, los cuales se presentan asociados a Rendzinas y Regosoles calcáricos. También se encuentran Xerosoles háplicos y cálcicos.


Subprovincia de los Pliegues Saltillo-Parras


Cañón San Lorenzo, área recreativa de la ANP Sierra de Zapalinamé, cerca de Saltillo Coahuila.

Los 9,195.35 km2 de la mitad sur de esta Subprovincia se encuentran incluidos dentro del territorio del estado de Coahuila, incluye partes de los municipios de Parras, General Cepeda, Saltillo, Arteaga, Ramos Arizpe, Castaños, Candela y Monclova.
Suelos:
Los tipos de suelo presentes en esta región son Litosoles, Regosoles calcáricos, Luvisoles crómicos, Xerosoles háplicos y cálcicos, Fluvisoles, Rendzinas, Feozems calcáricos, Castañozems y Solonchak órticos.


Subprovincia de la Sierra de la Paila 

Sierra de San Marcos y Pinos vista desde el Valle de Cuatrociénegas, Coahuila.
 
Consta de un conjunto de sierras y bolsones amplios, de drenaje interno, con bajadas y abarca dentro del estado de Coahuila 19,229.68 km2, que representan el 12.68% de la superficie total estatal. En su parte occidental se tiene el bolsón conocido como Valle Buenavista, limitado al oeste por la sierra de Tlahualilo y al este con las elevaciones llamadas de Albardienta, que alcanza 1 800 m s.n.m. En el oriente se tiene la sierra de la Paila propiamente, de estructura dómica y flancos suaves, excepto en el noroeste, donde es afectado por un afallamiento. Tres bolsones, con pisos a menos de 1 000 m s.n.m., llamados valles de El Sobaco, El Hundido y el de San Marcos y Los Pinos ocupen el norte de la subprovincia. La dominancia de las calizas es casi completa en la sierra, excepto en el valle de San Marcos y Los Pinos, donde afloran rocas volcánicas basálticas sobre un área de consideración.

Suelos:
En esta región abundan los Litosoles y Regosoles calcáricos, también se encuentran Rendzinas, Xerosoles cálcicos y háplicos, Castañozems, Feozems y Yermosoles háplicos y cálcicos.


Subprovincia de las Sierras y Llanuras Coahuilenses

Farallones de roca caliza desde la carretera Monclova- Cuatrociénegas.

Comprende los municipios de Abasolo, Frontera, Lamadrid, Nadadores, Sacramento y San Buenaventura; partes de los de Acuña, Candela, Castaños, Cuatrociénegas, Escobedo, Monclova, Múzquiz, Ocampo, Progreso y Ramos Arizpe; así como porciones muy pequeñas de los municipios de San Juan de Sabinas y Zaragoza. Esto equivale a decir, en términos de superficie, que la subprovincia ocupa, dentro del estado de Coahuila, 43,937.56 km2.
Suelos:
En esta región dominan los Litosoles, Rendzinas. También se encuentran Regosoles calcáricos, Xerosoles lúvicos, háplicos y cálcicos, Planosol mólico, Feozem háplico, Castañozem háplicos, Solonchak órtico, así como Vertisol crómico.


Subprovincia  de la Serranía del Burro 

Sierras bajas cercanas a la Presa Internacional "La amistad" en Acuña, Coahuila.
 
Ocupa 13,233.09 km2 del área total de la entidad e incluye parte de los municipios de Acuña, Guerrero, Múzquiz, Sabinas, Villa Unión y Zaragoza; así como secciones muy pequeñas de los de Juárez, Morelos y San Juan de Sabinas.

Suelos:
Dominan los Litosoles, también están presentes Rendzinas con frecuencia asociadas con Regosol calcárico o con Xerosoles háplico, cálcico y lúvico.

Zacatecas

La Sierra Madre Oriental es, en lo fundamental, un conjunto de sierras menores de estratos plegados. Estos estratos son de antiguas rocas sedimentarias marinas (cretácicas y del jurásico superior) entre las que predominan las calizas, areniscas y arcillosas, éstas últimas en forma menos abundante.


Subprovincia Sierras Transversales

Matorrales rosetófilos. Vista de la sierra de Zuloaga en Melchor Ocampo, Zacatecas.
Dentro del estado de Zacatecas la subprovincia Sierras Transversales tiene una extensión de 11,386.09 km2 lo que significa el 14.71% de la superficie total de la entidad y abarca los municipios de Concepción del oro, Melchor Ocampo, El Salvador y parte de Mazapil.
Suelo: Los suelos en esta subprovincia son en su mayoría de origen residual y en menor proporción colurio aluvial, se caracterizan porque en la mayoría de los casos presentan fases salinas, por lo que su fertilidad es baja y su uso se ve muy limitado.

Nuevo León

La Sierra Madre Oriental es, fundamentalmente, un conjunto de sierras menores de estratos plegados. Estos estratos son de antiguas rocas sedimentarias marinas (Del Cretácico y del Jurásico Superior), entre los que predominan las calizas y, en segundo término, las areniscas y las arcillosas. En estas sierras, el plegamiento se manifiesta de múltiples maneras, pero su forma más notable es la que produce una topografía de fuertes ondulados paralelos, semejantes a la superficie de un techo de lámina corrugada. Las crestas reciben el nombre de anticlinales y los senos de sinclinales. El flexionamiento de las rocas en las crestas, las estira y las fractura, haciéndolas más susceptibles a los procesos erosivos. Es por ello que en su estado actual de desarrollo, son comunes en esta gran sierra las estructuras constituidas por dos flancos residuales de un anticlinal, con un valle al centro. Tales estructuras reciben en la zona regiomontana el nombre local de "potreros", ya que son comunes en la región y se les aprovecha para el pastoreo.



Subprovincia de las Sierras Transversales

Izotales y al fondo la Sierra Las Mazmorras entre Coahuila y Nuevo León.

Esta subprovincia corre casi perpendicularmente a los ejes principales de la Sierra Madre Oriental. Sólo una pequeñísima extensión de llanura desértica, en el extremo oriente de la subprovincia, penetra en el estado de Nuevo León, y abarca parte del municipio de Galeana, lo que representa el 0.82% de la superficie del estado. En los sistemas de topoformas genéricamente identificados como sierras, entre las que se encuentran la de las Mazmorras, predominan los litosoles, suelos de menos de 10 cm de profundidad. En los sistemas de lomeríos, bajada y llanura, dominan los xerosoles háplicos y cálcicos poco profundos.

Subprovincia de las Sierras y Llanuras Occidentales 

Colonia de perritos llaneros (Cynomys mexicanus) en los pastizales del "Llano de la Soledad"
y al fondo la sierra madre en Galeana, N. L.

El territorio de la subprovincia se distribuye entre Nuevo León, San Luis Potosí y un rincón de Tamaulipas. Abarca una región al oeste de la Gran Sierra Plegada. Las sierras que la componen son predominantemente de calizas. En la parte austral de la unidad afloran rocas ígneas intrusivas.
En esta subprovincia, que ocupa casi toda la zona del sur del estado, predominan suelos con una capa superficial de color claro, que en muchas ocasiones presentan a profundidad manchas, polvo o aglomeraciones de cal, los cuales son denominados xerosoles cálcicos. 


Subprovincia de la Gran Sierra Plegada 

Bosque de pinos cerca de La Camotera, Santiago, N. L.

Se inicia al este de Saltillo, Coah., se flexiona con la integración de un gran arco al sur de Monterrey, N.L. y se prolonga hacia el sur hasta la altura de Ciudad Valles, S.L.P. En ella dominan las capas plegadas de calizas, con prominentes ejes estructurales de anticlinales y sinclinales. La región flexionada que se encuentra al este de Saltillo y al sur de Monterrey se conoce como Anticlinatorio de Arteaga. Una gran falla inversa corre sobre los bordes orientales de la sierra. También hay afloramientos yesíferos paralelos en el mismo sentido, particularmente del lado occidental de la sierra, y fosforitas. El área cubierta por la subprovincia dentro del estado de Nuevo León cubre una superficie total de 8 808.45 km2. A lo largo de toda la subprovincia se presenta un claro predominio de suelos someros pertenecientes a los tipos denominados litosol y rendzina. Sin embargo, también se les encuentra formando asociaciones diversas con otros tipos de suelo, y éstas asociaciones varían de un sistema de topoformas a otro.


Subprovincia de los Pliegues Saltillo-Parras


Matorrales rosetófilos en el ANP Estatal "Corral de Bandidos" en García N. L.


Esta subprovincia forma parte de la región conocida como Mesa del Norte y está constituida por dos tipos de terrenos: los llanos, donde dominan las lutitas y las areniscas, que bajan al sur de Monclova y tuercen al oeste a la altura de Saltillo. La subprovincia ocupa dentro del estado una pequeña porción del noroeste. Abarca 3 003.90 km2 de la superficie estatal y comprende partes de los municipios de García y Mina. En las sierras y lomeríos de las subprovincia se presentan los suelos denominados litosoles, que son de origen residual y tienen un desarrollo incipiente. Asociados a ellos se encuentran los regosoles calcáricos, sobre todo en las sierras, en donde estos suelos se han derivado de las lutitas-areniscas que las conforman.

Subprovincia de las Sierras y Llanuras Coahuilenses
 
El más largo de los brazos de esta subprovincia, ubicado al oriente de la misma, penetra en Nuevo León. En esta entidad ocupa un área de 8 852.73 km2. La subprovincia está constituida por sierras de calizas plegadas, la mayoría orientadas de noroeste a sureste, escarpadas y más bien pequeñas. Sus ejes estructurales están bien definidos y, especialmente en el sur, se presentan anticlinales alargados con los lomos erosionados. Hay tres conjuntos estructurales de la subprovincia que forman parte del territorio neoleonés. La sierra de Sabinas Hidalgo, la alargada sierra El Potrero, anticlinal de lomo erosionado, que se extiende al norte de la ciudad de Monterrey; y la sierra Picacho que se levanta al noreste de la misma ciudad. Se observa en toda la subprovincia un claro predominio de los litosoles, que son suelos de origen residual, poco desarrollados y muy someros (no exceden los 10 cm de profundidad). Sin embargo, dependiendo del sistema de topoformas en que se encuentren, forman asociaciones diferentes.

Tamaulipas

Esta provincia es un conjunto de sierras menores de estratos plegados. Tales estratos son de antiguas rocas sedimentarias marinas (Cretácicas y del Jurásico Superior) entre las que predominan las calizas, de modo que en segundo término se quedan las lutitas -rocas arcillosas- y las areniscas. El plegamiento se manifiesta de múltiples maneras, pero su forma más notoria en estas sierras es la que produce una topografía de fuertes ondulados paralelos y alargados, semejantes a la superficie de un techo de lámina corrugada. 

Subprovincia de la Gran Sierra Plegada

Sierras con bosques tropicales y mesófilos de montaña en la RB de "El Cielo",
Gómez Farías, Tamaulipas.
Esta subprovincia tiene sistemas de topoformas que se designan como sierra pliegue y sierra compleja, pero también se encuentran bajadas, lomeríos, mesetas, llanuras y valles. En esta subprovincia existe gran diversidad de vegetación, que depende en gran medida de las variaciones climáticas que imperan en esta sierra.

Subprovincia Sierras y Llanuras Occidentales
 
Se localiza al oeste de la Gran Sierra Plegada y en ella predominan las sierras particularmente calizas, con orientación norte-sur, y enlazadas entre sí por brazos cerriles que siguen ese mismo sentido o le son oblicuos.
Los sistemas de topoformas que se encuentran en la porción tamaulipeca de esta subprovincia son: en el norte, las sierras complejas, y las bajadas -aunque hay pequeñas llanuras y valles-; en el sur, las llanuras de diferentes tipos.

Discontinuidades fisiográficas de las Sierras de San Carlos y de Tamaulipas

Vista de la Sierra de Tamaulipas desde el ejido Felipe Ángeles (Foto del Ing. Héctor M. Bonilla)
La Sierra de Tamaulipas, más extensa, está formada de calizas afectadas por cinco cuerpos de roca intrusiva ácida. Tiene un profundo cañón por donde fluye con dirección sur-norte el río Soto la Marina. En el núcleo de la sierra se levantan los picos Sierra Azul y cerro Picacho, con altitudes de 1,400 y 1,200 m, respectivamente. La sierra de San Carlos está constituida por un conjunto de cuerpos intrusivos ígneos asociados a calizas.

San Luis Potosí

Esta provincia colinda al noroeste con la de las Sierras y Llanuras del Norte, al suroeste con la Mesa Central, en una pequeña franja al oeste con la Sierra Madre Occidental, al sur con la provincia del Eje Neovolcánico, al noreste con las Grandes Llanuras de Norteamérica y al este con la Llanura Costera del Golfo Norte.  Abarca parte de los estados de Durango, Coahuila, Zacatecas, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Veracruz, Hidalgo y Puebla.  La Sierra Madre Oriental es, principalmente, un conjunto de sierras menores de estratos plegados.  Tales estratos están constituidos por rocas sedimentarias marinas (cretácicas y del Jurásico Superior), entre las que destacan las calizas y en menor proporción las areniscas y lutitas (rocas arcillosas). En general, las altitudes de las cumbres de la Sierra Madre Oriental queden comprendidas entre los 2,000 y 3,000 m, pero su parte más elevada, entre Saltillo y Ciudad Victoria, alcanza alturas superiores a 3,000 msnm. 

Subprovincia del Carso Huasteco 

Potreros de antiguos bosques mesófilos de montaña cerca de Xilitla, al fondo el cerro
t´idhach (voz teenek) o La Silleta en la Huasteca Potosina.
 
Limita al norte con las subprovincias de Sierras y Llanuras Occidentales y Gran Sierra Plegada. Esta región cársica es una de las más extensas del país.  En ella dominan rocas calizas, que al ser disueltas por el agua originan rasgos de carso-pozos, dolinas y grutas. Esta subprovincia abarca 15.52% de la superficie total del estado de San Luis Potosí. Dentro de territorio potosino está constituida casi exclusiva mente por sierras, pues sólo se encuentran algunos cañones, valles y llanuras.
Suelos:
En las sierras y cañones dominan los litosoles, que ocupan  32.02% del total de los suelos de la subprovincia, son de origen residual, poco profundos ( menores de 10 cm ), de colores obscuros y rojizos; con abundantes afloramientos rocosos y  fase Lítica. En los valles y llanuras intermontanas se encuentran los suelos más profundos, fundamentalmente vertisoles pélicos, que abarcan una mayor área. 


Subprovincia de las Sierras Transversales 

Esta integrada por sierras perpendiculares a los cuerpos centrales de la Sierra Madre Oriental, separadas unas de otras por llanuras más o menos amplias. Una pequeña porción del extremo sureste de esta región penetra por el norte de San Luis Potosí,  que corresponde a parte del municipio de Venegas.  Consta prácticamente de dos pequeñas sierras orientadas norte-sur, una de ellas denominada Papagayos, así como los extremos de otras cercanas y las bajadas colindantes.
Suelos: 
La pequeña porción que cubre esta subprovincia en el norte del estado está constituida por rocas calizas  que, junto con los climas secos y semisecos, han dado origen a suelos poco desarrollados.
En las bajadas abundan los xerosoles háplicos y cálcicos, que cubren 51.35% de la región y son de origen residual y coluvial de colores claros, textura media y desarrollo moderado.

Subprovincia de las Sierras y Llanuras Occidentales 

ANP Sierra de Alvarez  S. L. P.



Está constituida por sierras dominantemente de rocas calizas, orientadas norte-sur y generalmente unidas entre si por conjuntos de cerros menores, que tienen esa misma orientación o les son oblicuos. La Sierra de Catorce, al pie de la cual esta ubicada la ciudad de Matehuala, San Luis Potosí, define el límite occidental de la subprovincia y es la de mayor importancia y magnitud. Esta subprovincia comprende parte de los estados de Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí. En la porción Potosina de esta región dominan las sierras y llanuras, pero también hay algunos lomeríos, bajadas y valles.


Suelos: 
En esta subprovincia lo mismo que en las ubicadas al oeste de ella, las condiciones climáticas son muy similares, por lo que aquí también abundan los xerosoles, sobre todo gypsicos, aunque hay cálcicos y háplicos. Cubren  41.60% de la región y se localizan fundamentalmente en las llanuras, donde son de origen aluvial y están asociados con yermosoles gypsicos.

Subprovincia de la Gran Sierra Plegada 

Se localiza al este de Saltillo, Coahuila y en las proximidades de Monterrey, N.L. cambia su dirección hacia el sur y describe un gran arco que llega hasta la altura de Ciudad Valles, San Luis Potosí. Domina la morfología de estratos plegados de calizas, con prominentes ejes estructura les de anticlinales y sinclinales. Se presenta una gran falla inversa sobre los bordes orientales de la sierra, y paralela a ella y a los ejes estructurales, todo un sistema de fallas normales que van desde Ciudad Victoria hasta Ciudad Valles. Dentro del Estado de San Luis Potosí la subprovincia abarca 6.39%. En territorio Potosino destacan grandes fallas normales orientadas norte-sur en concordancia con los ejes estructurales, que definen también los rumbos de los valles.
Suelos:
 En esta subprovincia integrada principalmente por sierras, los suelos que dominan son los litosoles, derivados en su mayor parte de calizas y lutitas del Cretácico Inferior y Superior, su desarrollo es incipiente, son poco profundos (menos de l0 cm) y se les encuentra limitados por un contacto lítico continuo y coherente; están asociados con otros de colores pardo oscuro o pardo rojizo que sobreyacen a roca caliza o a material enriquecido con cal en más de 40% (Rendzinas).

Guanajuato

Representada en la entidad por la Subprovincia de la Sierra Gorda de Guanajuato.

Subprovincia de la Sierra Gorda de Guanajuato


Esta subprovincia abarca  5.37 % de la entidad, presenta dos sistemas de topoformas, el primero de valles ramificados profundos alternados con sierras de la misma subprovincia; el segundo formado por una sierra alta con cumbres de laderas rectas. Sobre este panorama se encuentran zonas de suelos: rendzinas asociados a litosoles, feozems háplicos, regosoles cálcaricos y luvisoles orticos.

Querétaro

Presente en la entidad mediante la Subprovincia del Carso Huasteco. 


Subprovincia del Carso Huasteco 

Sierra Gorda Queretana, al centro del macizo se observa el Sótano del Barro, hábitat de la
guacamaya verde (Ara militaris)
 
El área que abarca esta subprovincia dentro del estado es de 5 001.6 km2 , lo que representa  44.38% de la superficie estatal. Esta zona, con altitudes de más de 2 600 m, queda limitada al norte por el cañón del río Santa María y al sur por el del río Moctezuma que, respectivamente, marcan parte del lindero de la entidad con San Luis Potosí e Hidalgo. Los suelos que cubren la mayor parte de la subprovincia son los Litosoles, en algunas ocasiones asociados a Rendzinas y Regosoles. En segundo lugar se encuentran los Luvisoles, existe también una buena proporción de Regosoles y Feozems, asociados a otros tipos de suelos.

Hidalgo

Representada en la entidad solamente por la subprovincia:

Subprovincia del Carso Huasteco


Bosques de niebla  o bosques mesófilos de montaña en Molango, Hidalgo.


Limita al norte con las subprovincias Sierras y Llanuras Occidentales y Gran Sierra Plegada; se denomina así por poseer rasgos de un carso mayor en toda su extensión y presenta un fuerte grado de disección, por la acción de los importantes ríos que afluyen en ella. Sus cumbres más elevadas se localizan al norte de Zimapán, Hidalgo y exceden los 2000 m sobre el nivel del mar. Esta región cársica es una de las mas extensas del país,en ella dominan rocas calizas, que al ser disueltas por el agua origina rasgos de carso (pozos, dolinas y grutas) como las dolinas ubicadas al sur de Jacala, o la de Cuesta Colorada, que tiene unos 4 kms de largo, alrededor de 1 km de ancho y aproximadamente 150 mts. de profundidad. En el extremo sureste de la subprovincia dominan rocas sedimentarias antiguas de tipo continental, en las que no se manifiestan estos rasgos. Atraviesa un profundo y espectacular cañon entre la sierra, cuyo piso esta a 200 m sobre el nivel del mar mientras que las cumbres se elevan a 1,800 m. Gran parte de esta subprovincia queda dentro del estado de Hidalgo, donde cubre 9,712.93 km2. En esta porción del Carso Huasteco dominan las sierras. Sus áreas más bajas se localizan en el norte y noreste de la entidad y constituyen la región conocida como Huasteca Hidalguense, donde se localizan la mayoría de los sistemas de topoformas clasificado como Valle de Laderas Tendidas. Los diferentes tipos de suelos presentes en esta zona tienen alto contenido de carbonatos, derivados de calizas por la acción de la precipitación y la temperatura, son de origen residual.
Encontramos por orden de abundancia: rendzinas, litosoles, feozems y luvisoles.

Puebla

Esta provincia consiste fundamentalmente en un conjunto de sierras formadas por estratos plegados. Dichos estratos están constituidos de rocas sedimentarias calcáreas y arcillosas de edad mesozoica, predominantemente de origen marino. Las rocas ígneas son poco abundantes; éstas cubren a algunas de las estructuras plegadas situadas en las proximidades del Eje Neovolcánico, así como a otras zonas de poca extensión ubicadas a lo largo de la sierra. En general, las altitudes de las cumbres de la Sierra Madre Oriental varían entre 2 000 y 3 000 m; en el borde suroccidental de la misma, a lo largo de una faja que se extiende desde la altura de Zacatlán hasta Xonacatlán, Puebla, las mayores elevaciones tienen entre 2 500 y 3 000 m.
La Sierra Madre Oriental está representada dentro de territorio poblano por la subprovincia Carso Huasteco, que constituye la región más meridional de esa gran provincia.


Subprovincia Carso Huasteco

Cascada Las Brisas, cerca de Cuetzalan en la Sierra Norte de Puebla.


El área que comprende el Carso Huasteco dentro de territorio poblano pertenece a la región conocida como Sierra Norte de Puebla. Se ubica en la porción septentrional del estado. Limita al norte y noreste con la subprovincia Llanuras y Lomeríos, de la Llanura Costera del Golfo Norte; al este, con la subprovincia Chiconquiaco, del Eje Neovolcánico; al sureste, sur y oeste, con la subprovincia Lagos y Volcanes de Anáhuac, también del Eje Neovolcánico; hacia el noroeste se interna en territorios veracruzano e hidalguense. Se extiende desde las poblaciones de Pantepec y Pahuatlán del Valle hasta la altura de las localidades de Cuyoaco, Zaragoza y Hueyapan. Ocupa 11.58% de la superficie estatal; abarca 33 municipios completos, entre ellos Tlacuilotepec, Pahuatlán, Naupan, Olintla, Huehuetla, Jonotla, Cuetzalan del Progreso, Xochiapulco y Tetela de Ocampo; así como parte de los de Pantepec, Jalpan, Xicotepec, Zihuateutla, Jopala, Tuzamapan de Galeana, Hueyapan, Yaonáhuac, Tlatlauquitepec, Zacapoaxtla, Zautla, Cuyoaco, Ixtacamaxtitlán, Aquixtla, Zacatlán, Huauchinango y Honey. En esta zona se encuentran materiales sedimentarios calcáreos y no calcáreos, que han sido sepultados parcialmente por rocas volcánicas. Varias de las cumbres de las sierras tienen altitudes superiores a los 1 000 m, pero la mayor, cerro Tenisteyo, llega a los 3 200 m. Los principales ríos que surcan esta parte de la entidad son: Necaxa, San Marcos y Apulco.

Veracruz

Es fundamentalmente un conjunto de sierras menores de estratos plegados. En esta región, los climas varían en una amplia gama de temperatura y precipitación, desde los secos cálidos en el norte, hasta los semicálidos y templados subhúmedos del sur. La porción que se encuentra en Veracruz pertenece a la subprovincia Carso Huasteco.

Subprovincia del Carso Huasteco

Es una zona de sierras plegadas constituidas predominantemente por rocas calizas. La superficie que abarca esta región en la entidad es de 2 676.08 km cuadrados. Regionalmente, la zona es conocida como Huasteca Veracruzana, en ella prevalecen los climas semicálido húmedo y cálido subhúmedo. Su territorio es surcado por algunos de los afluentes del río Tempoal, tributario del Pánico.