12 marzo 2011

Recuerdos de Jalpan de Serra

Vista norte de la cabecera de Jalpan desde el camino que va a Pinal de Amoles.



Fray Junípero Serra.
Jalpan es una palabra náhuatl que significa " lugar sobre arena " (xalli arena y pan sobre). Esta vez se me antojó hablarles de las muchas cosas gratas que me traje desde la Sierra Gorda Queretana que forma parte de la Sierra Madre Oriental, allá de cuando trabajábamos y vivíamos en Jalpan de Serra, (en honor al Franciscano Fray Junípero Serra) municipio serrano que colinda con la Huasteca Potosina, inmerso en bosques tropicales caducifolios, así los llama Rzedowski, para Miranda son las selvas bajas caducifolias, pero para el caso es lo mismo, una maraña tupidita de búrseras, palos de víbora, jonotes, palillos, malas mujeres, tepames, efeces, palos de arco, guamúchiles y una que otra pitahaya, recordemos que las candelabriformes no pueden faltar en este tipo de ecosistemas. Así eran las sierras de los alrededores de la cabecera Jalpense.

 El mercado abre todos los días, pero son los fines de semana cuando hay mas gente, sobre todo cuando bajan de todos los pueblitos que están lejanos inmersos entre las montañas, incluso hay quienes vienen desde Xilitla a vender sus productos. En el mercado uno encuentra de todo, semillas, verduras, frutas, artesanías, ropa, zapatos, plantas de ornato, maceteros, artículos de cuero, zacahuil o tamal gigante típico de la zona huasteca, juguetes y no pueden faltar los productos regionales como las deliciosas pitahayas, los guamúchiles, las flores de palma, la miel, los coyoles o pequeños tomatillos silvestres, la carne salada llamada cecina, los garbanzos tostados, el café de "neblinas", los nopalitos de patio y hasta el incienso de copal.

Chile, copal, cacahuates, coyolitos y café, la medida es una portola de sardinas.
Hacia arriba, subiendo por callejuelas empedradas se ubica la plaza principal, también llamada el jardín, con su kiosko y sus jardineras con laureles y ceibas prominentes cuyos rincones hojosos sirven de refugio y hogar cada año a varias bandadas de "tordos" (Quiscalus mexicanus) quienes al despuntar la mañanita o caer la tarde arman todo un concierto que aturde y a la vez regocija el alma de tanto gozo y tanta vida. 

Desde todas direcciones las calles empedradas de Jalpan desembocan siempre hacia el mismo lugar: la Misión.

Vista de la Misión desde el kiosko cualquier tarde de sábado primaveral.

Antes de hablarles de la Misión, me gustaría aterrizar el contexto de su existencia. Resulta que los primeros pobladores de la sierra gorda fueron los nativos Olmecas y posteriormente los Pames, ésta última etnia aún existe en la actualidad y se ubican relegados en las sierras de San Luis Potosí,
Nativos Pames de Santa María Acapulco, San Luis Potosí
pero durante 1537, se inició la conquista de la Sierra Gorda por parte de los españoles y una de las estrategias fue el envío de misioneros  Franciscanos que promovieron la evangelización y la construcción de las misiones de adobe y paja, donde gran parte del trabajo obviamente fue realizada por los nativos Pames. La Orden Franciscana, cuyos miembros son conocidos como franciscanos, es una orden mendicante católica fundada por San Francisco de Asís en el año 1209. No obstante, ante las amenazas de los nativos chichimecas, quienes jamás aceptaron la evangelización de sus pueblos, en 1743, José de Escandón inicio la pacificación militar de la región derrotándolos en la batalla del cerro de la media luna, un cerro con la misma forma que se ubica al sur de Jalpan en el municipio vecino de Pinal de Amoles, ya del lado árido de la sierra debido a la poca influencia de los vientos alisios provenientes del golfo.

Cerro de la media luna al fondo, en primer plano la inconclusa Misión de Bucareli en Pinal de Amoles, Qro.
Ya derrotados los chichimecas y los españoles libres de cualquier amenaza , los misioneros iniciaron su labor de culturizar y evangelizar a los pocos nativos que quedaron, entonces no fue sino hasta 1744 cuando se fundó  definitivamente el pueblo de Jalpan y finalmente se dedicaron enteramente a construir las Misiones Franciscanas en los rincones más alejados de la Sierra Gorda. En 1744 se funda el pueblo de Jalpan y da inicio la construcción de las Misiones de Jalpan, Landa, Tilaco, Tancoyol y Concá gracias a la participación de la Orden Franciscana del Colegio de San Fernando. 

Símbolo que representa a los Franciscanos: los brazos de los misioneros y los nativos crucificados.

En 1750, llega Fray Junípero Serra a la Misión de Jalpan y junto con Fray Francisco Palou inicia la hazaña de integrar espiritualmente y socialmente a la cultura cristiana los indígenas de la sierra. El templo de Jalpan fue construido entre 1750 - 1758.

Vista sur de la Misión de Jalpan.
  
El jardín de noche y un monumento en honor a Fray Junípero Serra.
Las noches cálidas son la mejor hora para visitar la misión, después del calor extenuante del día.
Jalpan pueblo serrano, invita al descanso, la reflexión y la cultura, además es parte de la Reserva de la Biósfera de la Sierra Gorda y cualquiera que ame los paseos por pueblos entre cerros y cañones, no puede dejar de visitarlo durante la época húmeda, justo al término del verano, cuando el bosque tropical caducifolio se embebe y renace con las lluvias estivales en una explosión de colores, aromas y melodías de insectos y aves.