20 julio 2011

Bosques tropicales de la Sierra Madre Oriental, un estudio de caso


La Sierra Madre Oriental presenta un macizo montañoso que se apersona frente a las llanuras costeras del Golfo, por donde los vientos alisios viajan libremente de este a oeste trayendo consigo la humedad oceánica, factor que al paso del tiempo ha resultado estratégico para la colonización y distribución de las especies vegetales que conforman los denominados bosques tropicales caducifolios y subcaducifolios por Rzedowski (1979) o selvas bajas y medianas por Miranda y Hernández (1963), los cuales están presentes en los estados de Tamaulipas, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Puebla y Veracruz.

Estos bosques tropicales o selvas, alguna vez ocuparon grandes extensiones de las tierras bajas a lo largo de la llanura, internándose por los faldeos de la sierra hasta las partes medias de las laderas en transición con los bosques de niebla aproximadamente a los 800 msnm, sin embargo la sobrepoblación trajo consigo el agotamiento de los recursos, la agricultura, la ganadería y la extracción de petroleo, este último hecho es desconocido para la mayoría de los mexicanos, pero se cuenta que en la Huasteca Potosina, en los caminos que van desde Ciudad Valles hasta Tamazunchale, antes hubo una espesa selva mediana en dónde se escondían profundas turberas colmadas de brea la cual se extrajo durante la revolución y fue a parar a manos extranjeras, quedando la selva  en manos del cacique y priista de antaño Gonzalo Natividad Santos Rivera, personaje nefasto de la historia de San Luis Potosí, cuyo mandato estuvo lleno de crueldad y corrupción y a quien yo atribuyo la pérdida del patrimonio natural que alguna vez existió en el estado.


Estudio de caso en un predio ubicado en la Mesa del Corozo, en los límites de Landa de Matamoros, Querétaro y Pisaflores, Hidalgo.
Laderas de bosque tropical subcaducifolio o selva mediana, al fondo se observan
áreas desmontadas para la agricultura y el pastoreo de ganado bovino.
Cerca a la comunidad de "La Pechuga", Pisaflores, Hidalgo.


En esta ladera escarpada se puede observar el típico relieve cárstico.



 
Descripción de las características bióticas de la zona


a) Exposición: La zona se ubica sobre la ladera protegida de un cerro con exposición este que recibe mucha humedad de los vientos alisios.

b) Relieve: El relieve es de tipo cárstico debido a la disolución de la roca caliza, proceso típico de la geomorfología de la Sierra Madre Oriental.

c) Tipo de suelo y pedregosidad: En general el suelo del área es somero con textura arcillosa y de un color café oscuro con el pH ácido a ligeramente alcalino, que se desarrolla sobre la roca madre o litosol y sobresale con una pedregosidad de 70%. Es un suelo bien drenado con características de la roca madre, la cual es de origen sedimentaria marina. También sobresale el suelo tipo litosol propio de la ladera, así omo los suelos arenosos a la las orillas del arroyo Camarones. Esto se definió en base a las observaciones realizadas en campo y la validación con la cartografía y la literatura consultada (Rzedowski 1978 y Lata Gómez R. et al 2006, Plan de Manejo de la RBSG, INE).
d) Pendiente promedio: 23% de pendiente con ayuda de un clinómetro marca SUUNTO. 
e) Altura promedio: 525 msnm con ayuda del geoposicionador global.
f) Cuerpos de agua: Al fondo de la cañada fluye el Arroyo “Camarones” a una altura promedio de 482 msnm, cuyo curso está orientado hacia el sureste dónde unos pocos kilómetros más adelante del predio se unirá como tributario al Río Moctezuma.

Arroyo Camarones.

g) Clima: El clima del predio es semicálido subhúmedo con lluvias en verano (Aw según Koppen y modificado por Enriqueta García, 1973) con una temperatura media anual de 18°C (CNA Registro Mensual de Temperatura Media en °C) y una precipitación media anual que fluctúa entre 1000- 1200 mm, presentándose lluvias abundantes en verano. La región presenta de 0 a 5 días con heladas mientras que las granizadas no se presentan muy a menudo y si se presentan lo hacen en los meses más cálidos del año (INEGI 2005).
Cactácea columnar
Neobauxbamia polylopha

El bosque tropical caducifolio o selva baja caducifolia

El bosque tropical caducifolio es una comunidad vegetal muy densa compuesta de un sotobosque rico en hojarasca, así como tres estratos que se caracterizan porque la mayoría de los componentes vegetales que lo conforman pierden sus hojas durante la temporada seca del año (Rzedowski 1978 y Puig 1991).
El estrato arbóreo presenta una altura que va de los 5 a los 12 metros (DAP promedio .75 m), dónde las copas de los organismos más altos forman un dosel vegetal con cierta uniformidad que asemeja un techo, dónde también sobresalen individuos más altos que llegaron a medir hasta 14 m, pero fueron aislados. Las especies predominantes de dicho estrato pertenecen a los géneros Bursera, Lysiloma, Piscidia y Guazuma.

Bosque tropical caducifolio al término de la temporada húmeda.





El estrato arbustivo muestreado midió en promedio de 1 - 4 m de altura, durante la temporada lluviosa puede llegar a ser muy espeso y en su mayor parte está formado por especies de la familia Fabaceae destacando Bauhinia sp., Piscidia communis y Acacia angustissima. Un dato interesante en dicho estrato fue la presencia de organismos Neobauxbamia polylopha, que destacan en el estrato arbustivo por su particular tamaño y forma, que si bien es un elemento común en los bosques caducifolios más secos (Rzedowski 1978), se encontró conviviendo dentro de la misma área con elementos vegetales de afinidades de bosques tropicales caducifolios más húmedos, como ciertas especies de epífitas.
Admirable Kalanchoe pinnata, planta exótica muy difundida en México.
Debido a que el dosel del estrato arbóreo es uniforme y cerrado, el estrato herbáceo suele estar más desarrollado y presentar una mayor diversidad de especies en las partes perturbadas y en claros del bosque dónde penetra una mayor cantidad de luz. En el área dicho estrato está compuesto por múltiples especies de la familia Poaceae, Compositae, Lamiaceae y Verbenaceae, así como Pteridophytas principalmente, además hay abundancia de una especie exótica de suculenta (Kalanchoe pinnata) de la familia Crassulaceae, así como especies bajo algún estatus de conservación como chamales de la especie Dioon edule.

Por lo general la presencia de epífitas es escasa en el bosque tropical caducifolio, no obstante solo se encuentran en sitios protegidos con exposiciones favorables, tal como ocurre en el predio, dónde existe una abundancia de especies de la familia componente del Bromeliaceae tales como Tillandsia usneoides y Aechmea bracteata, cactáceas como Hylocereus undatus y varias especies de orquídeas de los género Prostechea, Laelia, y Nidema. 

Dioon edule, cicada o chamal representativa de la Sierra Madre Oriental.







Bromelia cuyo nombre científico desconozco.
Bromelias del género Tillandsia localmente llamadas "gallitos".
Hylocereus undatus, una cactácea epífita localmente llamada pitajaya.
Chirimoya silvestre, Annona sp.
Flor de Macoque o Palahuiche, Bombax ellipticum.
A continuación el listado de las especies vegetales registradas durante el recorrido por la zona:


Bosque Tropical Subcaducifolio o selva mediana subperenifolia

Cañadas con bosque tropical subcaducifolio, enfrente se observan áreas desmontadas.
Higuerón, género Ficus
Debemos señalar que la distribución de este tipo de vegetación suele ser muy difícil de interpretar, debido a que frecuentemente se halla como un mosaico muy complejo con el bosque tropical caducifolio, por lo general en terreno quebrado, de tal forma que suele haber manchones discontinuos de dos o más formaciones vegetales. Dentro del área de estudio, este tipo de vegetación se restringe a un área pequeña que se ubica dentro de una cañada al lado del arroyo, dónde las condiciones de humedad son propicias. El suelo es somero y arcilloso, se desarrolla sobre litosoles con reacciones acidas cercanas a la neutralidad y presenta un drenaje más o menos eficiente ya que se encuentra muy cercano al arroyo por lo que en temporada de lluvias está expuesto a inundarse temporalmente. Presentó una fisionomía densa y cerrada con alturas de hasta 25 m de altura (DAP en promedio de 2.20m) cuyo dosel es uniforme y cerrado creando un ambiente sombreado abajo.
La diferencia principal con el otro tipo de bosque, es la fisionomía y la fenología, es decir, aquí la estructura arbórea es más robusta y más alta, mientras que la pérdida de hojas durante la época seca del año no es tan notoria, pues la mayoría de las especies las conservan brindándole un verdor acentuado en contraste con el bosque caducifolio en donde la mitad de las especies se defolian.
Las especies del estrato arbóreo registradas para este tipo de vegetación fueron Morus rubra, Ficus sp., Ficus cotinifolia y Tabebiua rosea, además de diversas especies de trepadoras leñosas como Hippocratea celastroides y Cissus sicyoides


Orquídea pulpito, Protechea cochleata.
 

Planta completa de orquídea Protechea cochleata.
A continuación un breve listado de las especies de flora (Encyclia cochleata ahora es Protechea cochleata).









El arroyo Camarones se encuentra al fondo de las cañadas, en lo más profundo del terreno, es llamado así por la presencia de acamayas del género Macrobrachium sp. las cuales también son llamadas camarones y son cazadas para el consumo humano, se les considera una delicia en la zona y actualmente sus poblaciones han mermado considerablemente, pero aún es posible encontrarlas. 

Acamayas fritas, foto tomada del perfil de
Facebook de Chapulhuacan, Hidalgo.

Arroyo Camarones.

Helechos en la ribera del arroyo.
Cola de caballo Equisetum sp., al ser hervida se toma como agua de uso
para curar padecimientos en los riñones.

Cono de cola de caballo, esta es la parte reproductora.
Algunas especies de la vegetación de galería a lo largo del Arroyo Camarones.


Fauna

Se registraron 54 especies de vertebrados para el área de estudio. Por grupo taxonómico, en anfibios sólo se registraron 4 especies, 3 ranas arborícolas que estaba presente en el arroyo y un sapo. Para el grupo de los reptiles se registraron 6 especies, clasificadas en 6 géneros y 5 familias, de las cuales 4 se encuentran en alguna categoría de amenaza destacando la serpiente de cascabel (Crotalus sp), la coralillo (Micrurus sp.) y el metlalpil (Bothrops sp.,) las cuales son venenosas todas. En aves se registraron 28 especies, pertenecientes a 24 géneros, 17 familias y 9 órdenes, cuatro especies tienen particular importancia debido a que presentan problemas de conservación, estas especies son el chivizcoyo (Dendrortyx barbatus), el perico verde (Aratinga holochlora), la oropéndola moctezuma (Psarocolius montezuma) y la tucaneta verde (Aulacorhynchus prasinus). Para mamíferos se registraron 16 especies de 15 géneros, 12 familias y 6 órdenes destacando varias especies como la tuza real (Cuniculus paca), el temazate (Mazama americana), el mapache (Procyon lotor) y el ratón (Peromyscus furvus), que es endémico a los bosques nublados de la Sierra Madre Oriental. Sólo el tigrillo (Leopardus weidii) presenta amenaza de extinción.

Tucancillo verde Aulacorhynchus prasinus oculto tras la vegetación.
Amenazas de los bosques tropicales de la región de Agua Zarca, Querétaro y Pisaflores, Hidalgo


Laderas desmontadas para el pastoreo de ganado bovino.
Las principales amenazas que atentan sobre la cobertura vegetal de la región, son las actividades de agricultura y pastoreo. Cualquiera de las dos actividades implica un desmonte de la vegetación original, derrumbando el arbolado que provee la captura de carbono, la retención de suelos, la producción de agua y materia orgánica, así como el hábitat de innumerables especies de animales y plantas. Al paso del tiempo van quedando parches sin arbolado que poco a poco van fragmentando los corredores biológicos de la fauna, además sin la cobertura arbórea el suelo de las laderas está expuesto a la erosión y más tarde al deslave. Dado que las condiciones del suelo y de la pendiente no son propicias por la orografía quebrada de la sierra, la agricultura que se practica en la región es de tipo manual continua y no es a gran escala, más bien son pequeñas parcelas que se usan un tiempo determinado y después se abandonan para convertirse en potreros o acahuales, dónde se observa que existe una regeneración natural por efecto del mismo ecosistema, más sin embargo las especies que surgen por lo general son malezas y forman una vegetación secundaria.

Los productos que se cultivan más tradicionalmente son el maíz, la caña de azúcar y el frijol, pero además hay parcelas de alverjón, garbanzos, sorgo y café en las cañadas más húmedas. También hay de durazno, limón, naranja, toronja, zapote, ciruelo, mango, papaya y plátano entre otros.

La falta de apoyo a los productores agrícolas, aunado a los bajos costos a los que se les compran sus productos, ha fomentado el fenómeno de la migración, ya que como pudimos observar una gran parte de la población masculina joven actualmente migra hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de ingreso para la manutención de sus familias, en consecuencia la agricultura ha disminuido su impacto en las laderas, debido a que quienes cultivan no consiguen peones para levantar las cosechas, y los disponibles cobran muy caro por la prestación de sus servicios por lo tanto los agricultores de la zona últimamente prefieren dedicarse a otras actividades más costeables.

Actividades Pecuarias

Los potreros que se abandonan a menudo vuelven a regenerarse con vegetación secundaria.
En la región se practica la ganadería extensiva, dónde es común ver amplias extensiones de bosque que fue desmontado para convertirlo en potreros. En los potreros de la región apacienta el ganado equino, caprino y bovino principalmente, además en las viviendas crían cerdos, gallinas y guajolotes entre otros. Las actividades ganaderas del área se siguen realizando con el pastoreo en potreros y también en zonas forestales, lo cual afecta de manera real a la estructura, procesos de regeneración y calidad de hábitat para varias especies silvestres. Otras actividades de aprovechamiento tradicional de la zona, es la pesca de acamayas (Macrobrachium sp.) en el área dónde el arroyo Camarones se une al río Moctezuma.
Aprovechamiento de productos maderables y no maderables
Las actividades Forestales de la región se concentran principalmente en la localidad de El Madroño en Landa de Matamoros, Querétaro, donde se tiene la infraestructura adecuada en maquinaria de aserradero y una pequeña fábrica de muebles y venta de madera plagada, no obstante en Agua Zarca también existe la extracción de madera a menor escala y de forma tradicional.
Durante el recorrido de campo pudimos percatarnos de que los pobladores de la región aprovechan la madera de ciertas especies como gualul (Sapindus sp.), palo de rosa (Tabebuia rosea), cedro rojo (Cedrela odorata), chaca (Bursera simaruba), palillo (Croton cortesianus), hueso de tigre (Esenbeckia berlandieri) y palo de arco (Lysiloma divaricata) entre otras, para la construcción de corrales, cercos, postes, mangos de herramientas y muebles.
Además se acostumbra el aprovechamiento tradicional de productos no maderables tales como el fruto del aquiche (Guazuma ulmifolia) como forraje para el ganado, el fruto de la pitaya (Hylocereus undatus) y el macoque (Bombax ellipticum) como alimento, los frutos del trompillo (Ternstroemia sylvatica) como medicina y el fruto del oxite (Brosimum alicastrum) como producto para hacer rendir la masa de nixtamal, entre muchos otros.
Comercio
El comercio se desarrolla en Agua Zarca y Pisaflores, destacando negocios tales como tortillerías, carnicerías, fruterías, papelerías, tiendas de ropa y calzado, ferreteras etc.
Plaza de Pisaflores, Hidalgo, foto tomada del perfil de Facebook de Pisaflores.
  
Conclusión
En conclusión  los bosques tropicales de la Sierra Madre Oriental son zonas de rica diversidad biológica y cultural, mucha de ella única y la cual va perdiéndose debido al desconocimiento de los grupos locales, no obstante aún y con todas las actividades antropogénicas que desarrollan las comunidades serranas, la amenaza es menor a la que se cierne en zonas dónde las empresas transnacionales buscan metales o se adjudican derechos de explotación forestal. Los bosques tropicales aún están a muy buen tiempo de regenerarse, conservarse y ser usados de manera sostenible, es solo falta de interés por parte de los municipios y sus autoridades, así mismo los trabajos como el presente demuestran que con un poco de tiempo, esfuerzo y difusión de conocimiento se pueden lograr resultados que conduzcan hacia la conservación, objetivo que buscamos quienes formamos parte de Rumbo a la Sierra Madre Oriental.