13 enero 2012

¿Conservación ó preservación?



Hasta la fecha existe el debate pertinaz acerca de cual es la mejor estrategia para lograr que el desarrollo humano, no comprometa la continuidad de los procesos naturales que los ecosistemas realizan para la sobreviviencia de todos (y a expensas de nuestro desenfrenado crecimiento poblacional). Entonces es cuando entran a escena las palabras CONSERVACIÓN Y PRESERVACIÓN.

Es un camino largo y tortuoso por el que hay que pasar para comprender cual es la mejor manera de seguir teniendo acceso a los recursos de la naturaleza sin abusar demasiado como para impedirle su recuperación, entonces, debemos conservar o preservar la naturaleza?, esa es la cuestión.

Por eso la presente entrada la dedico a desenmascarar dichos conceptos que evocan las encomiendas que los humanos usamos para trazarnos el mejor camino de manejar (aunque en realidad casi todas las veces es explotar)  a la naturaleza, aparentemente lo hemos estado haciendo a nuestra conveniencia sin que la factura de cobro llegue, pero aunque a menudo retrasada, siempre llega. Así que de ustedes es la última palabra después de haber reflexionado el significado que le otorgan las diferentes instituciones Internacionales y Nacionales a cada concepto.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su siglas en inglés) manejan ambos términos de la siguiente manera:

Conservación: El manejo del uso humano de ORGANISMOS y ECOSISTEMAS, con el fin de garantizar la sustentabilidad de dicho uso. A parte del USO SOSTENIBLE, la conservación  incluye PROTECCIÓN, MANTENIMIENTO, REHABILITACIÓN, RESTAURACIÓN Y MEJORAMIENTO de  poblaciones y ecosistemas.

Preservación: Mantener algo en su estado actual.

En cambio la Ley General del equilibrio ecológico y protección al ambiente (LGEEPA) conjuga ambas palabras en una sola:

Preservación: El conjunto de políticas y medidas para mantener las conidciones que propicien la ecolución y continuidad de los ecosistemas y hábitats naturales, así como conservar las poblaciones viables de especies en sus entornos naturales y componentes de la biodiversidad fuera de sus hábitas naturales.

Por ende habrán de ser de preservación aquellas superficies en buen estado de conservación que contienen ecosistemas relevantes o frágiles, o fenómenos naturales relevantes en las que el desarrollo de actividades requiere de un manejo específico para lograr su adecuada preservación.

Finalmente la Ley General del Desarrollo Forestal Sustentable maneja solo el término conservación: 

Conservación: La protección, cuidado, manejo y mantenimiento de los ecosistemas, los hábitats, las especies y las poblaciones de vida silvestre, dentro o fuera de sus entornos naturales, de manera que se salvaguarden las condiciones naturales para su permanencia a largo plazo.


Entonces, cuál creen ustedes que sea el mejor camino? conservar, preservar, ambos? será posible? en cuanto tiempo?... Como siempre lo he pensado, la solución está en el cambio de pensamiento en cada uno de nosotros, ser congruentes con lo que pensamos y cómo nos comportamos, así como vivir de la manera más autónoma y frugal posible.