12 abril 2012

Sangre de agua



Yo la veo, la contemplo y la siento muy adentro

Se trasmina y me suspira, por adentro me palpita

Es la sangre serpentina que recorre mi abadía

Es la sangre sin temores que despunta en los albores

Es la sangre de mis sierras, la que lanza las querellas

La que azuza la borrasca que a empujones se desgaja

En la punta del peñasco cual abrigo del chubasco

Que bañando la ladera renaciendo dondequiera

Con las flores de las grietas que se abrazan y se aprietan

Con los ríos tan sonoros que recorren los escollos

Que se lanzan al vacío en cascadas del estío

Que le cantan a la vida con sus gotas qué alegría

Y que juega en las cañadas de rocío tan bañadas

Que se interna en las cavernas con sus hilos y sus cuerdas

Y que abraza los encinos y las ramas de los pinos

Que despiertan los sentidos de la sierra sus latidos

Y que siento yo aquí adentro en las fibras de mi cuerpo