16 enero 2013

Autores que definieron la fitogeografía mexicana


En el caso de los organismos vegetales terrestres, la fitogeografía también llamada geobotánica es la ciencia derivada de la biogeografía que se encarga de estudiar la distribución geográfica de las plantas en la superficie de la Tierra, surgió del apócope Geografía Botánica, usado por primera vez por Humboldt (1820) a partir de su ensayo Essai sur la géographie des plantes, Ensayo sobre la geografía de las plantas.


Humboldt en su viaje por el Nuevo Mundo

Varios autores han tratado de definir las divisiones fitogeográficas de México; algunos se han basado en la distribución de los diferentes géneros de una misma familia, como Bravo (1937), para las cactáceas, o Hernández –Xolocotzi (1953), para las gramíneas y no carecen de interés tales estudios, pero los resultados son demasiado fragmentarios para que puedan generalizarse las divisiones así definidas, respecto al conjunto de la flora mexicana.

Helia Bravo Hollis

Efraím Hernández Xolocotzi

A partir de Hemsley (1888), está admitida la doble pertenencia de la flora mexicana a los imperios florales holártico y neotropical. Para este autor, el norte de México es florísticamente menos rico que el sur. Divide pues, el país en dos regiones florales distintas, considera el norte como el centro del origen de una flora xerófila autóctona, que se extiende posteriormente. El sur está caracterizado por una mezcla de elementos holárticos y neotropicales, habiendo podido evolucionar, unos y otros, para dar especies endémicas. El ejemplo más claro de esto es el de los bosques de encinos que tienen Bromeliáceas y Orquidáceas epífitas.




 En esta imagen vemos una parte de una selva. Mucha vegetación y flores exóticas.

Engler, (1909) distingue:
  • La Región Xerofítica Mesoamericana, con la provincia de Sonora y de las Mesetas Altas.
  • La Región de América Tropical, con la provincia de América Central y la de California Meridional, que tiene tres distritos: el sur californiano, el mexicano y el yucateco. 
Adolf Engler

Trealase (1924), en su revisión de las especies americanas del género Quercus, distingue las siguientes áreas de distribución:
  • Chihuahua y el norte
  • California
  • La Sierra Madre Oriental
  • La Sierra Madre Occidental
  • Las Mesetas Altas y el Eje Volcánico Transversal
  • La cordillera de la Sierra Madre del Sur
  • América Central
http://www.mobot.org/gradstudents/images/bigbill.jpg
William Trelase

Hayek (1926) divide México en tres regiones y siete distritos:
  • Región Florística Norteamericana del Pacífico, comprendiendo: 1.- La Sierra Madre y la 2.- La Cordillera Neovolcánica.
  • Región xerofítica centroamericana, con: 3.- Las altas cimas de la cordillera, 4.-Las estepas desérticas y 5.- los desiertos mexicanos.
  • Región Americana Tropical, comprendiendo: 6.- La Costa del Golfo y 7.- La costa oeste.

Standley (1936) reconoce la existencia de varias regiones botánicas bien delimitadas, las más importantes de las cuales son:
  • Los desiertos de cactáceas de Sonora, de San Luis Potosí y de Puebla.
  • La Península de Baja California, que posee una flora sui generis, análoga con la de los desiertos costeros de América del Sur.
  • La Sierra Madre Occidental, cuya flora es distinta de las de las Montañas Rocallosas, el límite entre las dos se sitúa al sur de los Estados de Arizona y de Nuevo Mexico.
  • Los bosques tropicales de tierra caliente, que se extienden hasta Sinaloa y Tamaulipas, alcanzando su máximo desarrollo en los estados de Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Tabasco. No son más que la prolongación del bosque Amazónico, aunque tengan también especies endémicas.
  • La Península de Yucatán, región particular a causa de sus afinidades con las Antillas y el número considerable de taxones de distribución local.
  • Las zonas de las altas montañas, caracterizadas por sus especies endémicas, vinculadas con la flora de las Rocallosas y de los andes suramericanos.

Rzedowski (1962) distingue para todo México, tres elementos florísticos principales: neotropical, endémico y holártico, enumerados en orden de importancia decreciente.

El elemento meridional o neotropical comprende tres variantes ecológicas:
  • Las plantas de clima cálido y húmedo a semihúmedo, con distribución continua de América del Sur a México.
  • Las plantas de clima seco o semiseco, de distribución bicéntrica, uno en América del Sur, el otro en el norte de México y el sur de los Estados Unidos.
  • Las plantas de clima templado o fresco, húmedo a semihúmedo, distribuidas en las cadenas montañosas de América Latina.
El elemento boreal u holártico, cuyos géneros o especies son comunes con la flora de los Estados Unidos, Canadá o Eurasia. El autor distingue dos divisiones:
  • Grupos comunes con la flora del oeste norteamericano.
  • Grupos comunes con la flora del este norteamericano y del este de Asia.
El elemento endémico comprende tres familias y multitud de géneros cuya área está restringida a México o a sus regiones limítrofes.

Jerzy Rzedowski

Por otro lado, el prominente botánico francés Henry Puig (1991) quién aunque de manera muy regional, contribuyó acertadamente a la regionalización fitogeográfica de la flora de la región que culturalmente conocemos como “Huasteca”, determinando así que en dicha zona pueden distinguirse siete regiones florísticas:
  • 1 Llanura cálida húmeda y muy húmeda.
  • 2´ Llanura semihúmeda (con afinidades dominantemente neotropicales).
  • 2´´Llanura semihúmeda (con afinidades dominantemente del noreste mexicano).
  • 3 Llanura del norte de la sierra de Tamaulipas.
  • 4 Piedemonte de la Sierra y mesetas de baja altitud.
  • 5 Sierra Madre (sur y vertiente oriental).
  • 6 Sierra Madre (norte y vertiente occidental).
  • 7 Mesetas altas.