Aula Biocultural de la Sierra Madre Oriental



Un aula es un espacio donde se desarrolla un proceso de aprendizaje a través de la guía de un maestro hacia sus estudiantes. Está abierto a las ideas, al diálogo, a la discusión y sobre todo a la fluidéz de conocimiento encaminados a un bien en común.

Un aula biocultural, sería entonces un espacio dedicado al conocimiento de la biodiversidad y la cultura de México. Desafortunadamente vivimos en un país en donde el aprendizaje de nuestro capital natural, cultural y agrícola no forma parte de nuestros programas educativos, quizá por ello parte de la crisis ambiental en la que vivimos, se deba al desconocimiento de la gran riqueza que poseemos.

En México también convergen dos reinos biogeográficos, el neártico y el neotropical, enalteciendo con ello la riqueza que tiene el país en cuanto a climas y especies de vida silvestre, sin contar que también es un país geodiverso con gran variedad de relieves como valles, sierras, hondonadas, cañadas, cañones, llanuras, mesetas, volcanes etc. y también edafo diverso, con gran variedad de suelos como litosoles, regosoles, xerosoles, yermosoles, calcisoles etc. y es en México donde podemos hallar todos los biomas existentes en el mundo, es decir: bosques templados, bosques tropicales, desiertos, costas, manglares, praderas alpinas, etc. Sin contar la riqueza de lenguas, de comidas tradicionales, de música, de formas de vestir, de hablar, de ser.

Tenemos como premisa que la diversidad biológica del mundo solo podrá preservarse si se conserva  a su vez la diversidad cultural y diversidad agrícola y viceversa (Maffi 2001, Toledo 2001), de otra manera la pérdida de nuestra identidad biocultural pasará desapercibida para la mayoría de nosotros, y la gran preocupación de Rumbo a la Sierra Madre Oriental es precisamente ese desconocimiento que vuelve a los mexicanos complices de una destrucción irreversible y sin precedentes, pero que al mismo tiempo nos vuelve responsables de salvaguardarla y seguirla heredando, tal como nuestros ancestros lo hicieron con la milpa y esa memoria ancestral tan dispersa, pero que sigue sobreviviendo al día a día aún en la era del internet y los gadgets electrónicos.

La Huasteca es una región biocultural privilegiada, la delimitan el río Soto la Marina al norte, el río Tecolutla al sur, el Golfo de México al este y la Sierra Madre Oriental al oeste. Es justo en esa transcición de llanura a la sierra, esa muralla donde chocan los huracanes, los vientos alisios y los vientos polares o "nortes", donde hemos planeado la construcción del aula que sirva de espacio de conocimiento y cambio de pensamiento, en esa zona donde los saberes sobre la biodiversidad aún están a flor de piel y donde además, la sierra madre oriental se ensancha y sirve de barrera a los vientos húmedos del golfo. Tenemos muy en claro que no podemos abarcar todo, vamos también arraigados al biorregionalismo, y es precisamente la biorregión de la sierra madre oriental la que nos hemos propuesto salvaguardar a través de su conocimiento. Así que aquí estamos y aquí nos quedaremos.

Tenemos diversidad biológica, cultural, agrícola, linguísitca, edafológica, geológica, gastronómica, climática... Nos tocó vivir en una región megadiversa y todos deben saberlo cuanto antes para que esta tenga posibilidades de conservación, esa es la misión del aula.


Aquí estará el aula biocultural algún día.

Entradas populares de este blog

Qué es una cuenca hidrológica?

¿Cómo consultar y/o descargar las cartas topográficas del INEGI?

Tipos de suelo de México